ZAMBOMBA FLAMENCA

El origen de La Zambomba se remonta al s. XVIII coincidiendo con la época previa a la Navidad. Los patios de los barrios más flamencos de Jerez de la Frontera, y de los pueblos de la provincia de Cádiz, organizaban reuniones de vecinos y familias alrededor de una hoguera donde disfrutaban de las típicas comidas y bebidas navideñas. Compartían también con cantes y bailes la alegría de la Navidad, participando desde los más jóvenes hasta los más ancianos.

Así, esta maravillosa tradición ha llegado a nuestros días. Una auténtica fiesta flamenca en la que se cantan y bailan los villancicos de antaño acompañadas de alegres palmas y jaleos que suenan al son de la guitarra flamenca, de panderetas, botellas de anís y del característico instrumento que da nombre a esta popular fiesta: La Zambomba.

Es tal la importancia de esta fiesta que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, ha acordado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico, la Zambomba como una de las expresiones culturales Navideñas de mayor interés etnológico de Andalucía.

Está declaración se enmarca en la política de catalogación de las distintas manifestaciones del flamenco que desarrolla la Consejería de Cultura, desde que en 2010 la UNESCO lo incluyera en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

 

imagen

imagen